“Pero no siempre es fácil, y a veces no consigo decir si te recuerdo, deseo o necesito. Me limito a buscar una señal, una huella empedrada que me lleve al perfil de tu voz tras la ausencia latente de tu piel. Y el mundo sigue en pie, y hay hormigas que siguen su camino debajo de la suela, amaneceres que no esperan a salir encuadrados en la foto, y planetas que se mueven sin pararse a pensar en el eje del giro. Son caminos inversos a la nada, callejones con duende, con fantasmas de antiguos bandoleros y soldados franceses que apuntan a oscuras piconeras con poemas de amor en los fusiles. Y mis pies sólo buscan la madera y, ajenos al sonido de la plata y al sabor de su tacto, sobrevuelan antiguas catedrales y plazas de toros olvidadas, entre las rejas de las viejas seguiriyas y saetas robadas al recuerdo, inmóviles jamás, siempre en reposo, tangentes a la curva de tu nombre, en el lado más dulce del espejo”.

Horacio García

Multimedia

Imágenes

Programa
Ficha artística